Memoria/Memoria Histórica

Un sueño maravilloso

«…yo estaba muy lejos de pensar que después de una victoria como la obtenida había que matar a nadie a sangre fría. La revolución no se hacía, pensaba yo, para matar sino para vivir mejor, sin miedos y en libertad. Esa era mi pureza. […] Como estaba rendido por las impresiones recibidas durante aquel día tan memorable, me tumbé en un rincón. Seguro que hube de tener un sueño maravilloso. Me dormía en plena fiesta revolucionaria.»

Abel Paz en su libro de memorias Chumberas y alacranes (1921-1936).

Manifestación popular en Barcelona con motivo de la proclamación de la República. 14 de abril de 1931.

Manifestación popular en Barcelona con motivo de la proclamación de la República. 14 de abril de 1931.

«La última nota es solo para los lectores mucho menos informados. Abel Paz es el seudónimo que toma Diego Camacho para sus publicaciones. Ricardo Santany es otro alias del mismo y creo recordar que en cierta ocasión se apellidó Kamazof, todo eso en los avatares del exilio. De todas maneras el personaje que desde el teléfono se inquieta (él dice que no) e inquieta (él dice que tampoco) porque este libro no está aún en la imprenta es el mismo. Da igual tratar con Paz que con Camacho: el libro corre prisa en opinión de los dos. Es más, nunca los acabas de encontrar por separado. Esta suerte de intolerancia, aliñada con ciertas dosis de provocación, desatan nervios propios y extraños, y algunas cosas entran en peligro. (No en vano se trata de un libro de memorias y como tal es indisoluble de la personalidad de su autor.) Yo creo que Paz & Camacho lo saben y por eso no son todo lo fulminantes que desearían. Con todo, quiero brindar públicamente por este libro y por su autor y desear que por muchos años “disfrutemos” (unos días más que otros) de esa intolerancia y esa provocación y, por supuesto, de sus libros […]. Creo también muy en serio que a este regocijado paisanaje nuestro le convienen dosis de agitada provocación como las que Diego nos suministra, no se vayan a pensar que sólo por ir a manifestaciones u otras misas uno es un poquito más antiracista, o antibelicista, o antipolucionista. Yo preferiría que existiesen muchos más Diegos que abofeteen y causen estupor a tanto progresista por hacerles patente que harían mejor manifestándose a sí mismos, seguros de que descubrirían algo más que las caras de los famosos que marchan en primera fila.»

Lluís Tarrasón, del prólogo para Chumberas y alacranes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s