Memoria/Para la Memoria

La (des)educación del ministro Wert

La democracia ha fracasado porque hay demasiada gente que la teme. Creen que el bienestar y la felicidad son tan escasos, que resulta imposible —y quizá indeseable— creer en un mundo de personas prósperas y libres… Sin embargo, este mundo, con todas sus contradicciones, aún puede salvarse, aún puede renacer; pero no recurriendo al capital, el interés económico, la propiedad y el oro

W. E. B. Du Bois

¿La gente se queja? |Ferran

¿La gente se queja? |Ferran

 

No creo en la verdad como concepto. Creo que hay muchas realidades. Pero me tomo la palabra verdad en La (des)educación de Noam Chomsky de la misma manera que yo la entiendo. Creo que la verdad —esas realidades en las que yo creo— es ese resultado al que llegamos tras realizar un juicio basado en criterios lo más objetivos posibles, una conclusión resultado de un análisis lo más racional posible, respecto a cualquier cuestión. No estoy de acuerdo con todo lo que dicen Chomsky —autor del libro que hoy os recomiendo— y Donaldo Macedo —prologuista del mismo—, pero sí hay ideas que me parecen muy interesantes y muy relevantes.

Entiendo democracia como el acceso igualitario por parte de toda la ciudadanía al conocimiento. Conocimiento en general: de lo que acontece en su entorno, sea cercano o lejano, también. Porque eso es lo que realmente le da el gobierno, o el poder, lo que emana de la raíz del término. El conocimiento es la base del crecimiento. La educación y la cultura también lo son, por supuesto: va todo en el mismo saco.

Gioconda en verde, del blog elgomezmorenosemueve

Gioconda en verde, del blog elgomezmorenosemueve

 

Esta semana #VerdeIndefinida ha mostrado su protesta en las calles de MadriZ. Y el poco seguimiento por parte del profesorado ha hecho que la huelga acabe siendo desconvocada. Ayer viernes Wert presentó, tras el consejo de ministros, su nuevo anteproyecto de Ley de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). Personalmente, creo que de salir adelante —cosa que desgraciadamente no dudo— pondrá de manifiesto, aunque muchos lo obvien o no quieran reconocerlo, lo profundamente ideológicas que son todas (des)reformas del gobierno del Partido Popular.

Por mencionar algunos de los aspectos que se tienen en cuenta en el anteproyecto, sirvan como ejemplo el blindaje de las subvenciones a centros concertados que separan niñas y niños en las clases; la eliminación de la asignatura Educación para la Ciudadanía; la pérdida de capacidad de decisión de los consejos escolares —formados por padres, profesores, alumnos (en secundaria) y otros trabajadores—, sobre presupuestos, proyectos educativos o procesos de admisión; la elección desde la administración de los directores de los centros; el adelanto de la edad de segregación de alumnos para su inclusión en formación profesional o bachillerato. Sois conscientes de los que esto significa, ¿verdad? Entre otras muchas cosas, que volveremos a la educación para las elites, exclusivista, clasista.

Si hasta ahora los recortes en educación por parte de los populares habían dado resultados catastróficos, esta nueva “contrareforma” acabará de sumir a nuestro alumnado en una recesión tan profunda como pavorosa. Y eso, por supuesto, tiene una incidencia directa en el futuro de todos.

Pancarta, de esodelaeso.blogspot.com.es.jpg

Pancarta, de esodelaeso.blogspot.com.es.jpg

 

Leed el texto de Chomsky. No me gustan las generalizaciones, así que distingo perfectamente entre los profesores que se han vendido al sistema tecnocrático y los que luchan día a día en las aulas, en la calle, en su vida diaria.

Leed estos cuatro párrafos, quedaos con las ideas que consideréis importantes —no tienen porqué coincidir con las mías, claro—, haced lo posible por aplicarlas, por difundirlas, por ayudar a que se materialicen. Por la vía que mejor os parezca: también saliendo a la calle y rodeando edificios del poder del Régimen imperante. Como queráis. Pero hacedlo, por vosotros, por todos.

Por un mundo «más redondeado, menos anguloso, más humano»

El profesor, de soypublica.wordpress.com

El profesor, de soypublica.wordpress.com

 

«Chomsky impele a los lectores a adoptar un lenguaje crítico, necesario para desenmascarar una realidad oscurecida y su manipulación ideológica, pero también […] promueve una pedagogía de la esperanza, por la cual «se invita a los estudiantes a que descubran por sí mismos la naturaleza de la democracia y su funcionamiento». En este proceso, los estudiantes abandonan su posición de meros objetos y se convierten en agentes de la historia, a la búsqueda incesante de la verdad. Según enfatiza Chomsky enérgicamente, los maestros han de cesar en su complicidad con la educación tecnocrática que los desintelectualiza y hace que «[trabajen] fundamentalmente para reproducir, legitimar y mantener el orden social dominante, que les reporta beneficios»

«Los maestros, por tanto, han de rechazar la tentación de convertirse en «comisarios intelectuales», y convertirse en auténticos intelectuales, que «tienen la obligación de investigar y difundir la verdad sobre los temas significativos, sobre los temas que importan». Tal como precisó Chomsky en nuestro diálogo, «este punto no deja de ser percibido por los intelectuales occidentales, que no tienen mayor problema en aplicar principios morales elementales en aquellos casos que atañen a los enemigos oficiales». En esta línea, Chomsky impele a los que quieran vivir democráticamente a unirse al coro de intelectuales genuinos, definidos por Edward Said como los que se arriesgan a prescindir de las certezas fáciles que nos proporciona nuestra formación, nuestro idioma y nuestra nacionalidad, y que con tanta frecuencia nos impiden observar las realidades ajenas. También conlleva buscar e intentar apoyar un único estándar de actuación humana en lo que atañe a cuestiones como la política extranjera o lo social. De este modo, si condenamos un acto de agresión inmotivado por parte de un enemigo, deberíamos ser capaces de hacer lo mismo cuando nuestro gobierno invade a otro estado más débil.

#MareaVerde somos todos, de profesorgeohistoria.wordpress.com.jpg

#MareaVerde somos todos, de profesorgeohistoria.wordpress.com.jpg

«Como intelectuales genuinos, en suma, los maestros tienen que hacer suyo un lenguaje crítico que denuncie la hipocresía, la injusticia social y las situaciones de miseria. Han de comprender, también, que «la escuela [representa] a la vez la ideología dominante y la posibilidad de lucha y resistencia, y que [debería ser] defendida por grupos diversos, ya que desempeña un papel fundamental en preparar a los estudiantes para que asuman la responsabilidad de expandir los horizontes de la democracia y la ciudadanía crítica». Es desde esta perspectiva a la vez crítica y posibilista desde donde Chomsky urge a los lectores del presente libro a tomarse en serio el desafío de convertirse en agentes de la historia; a que trabajen por un mundo menos discriminatorio, más democrático, menos deshumanizador y más justo»

Noam Chomsky, La (des)educación

Del Prólogo, por Donaldo Macedo

4 pensamientos en “La (des)educación del ministro Wert

  1. moni como trabajador (profesor) de la enseñanza pública de tod@s y para tod@s te agadezco el post, que como casi siempre es agudo y acertado.
    solo quiero hacer una matización nuestro entorno educativo, con sus divisiones y desesperanzas, lo único que hace es reflejar el estado del mundo que nos rodea. La desesperanza, desprestigio, desautorización…… que se hace de nosostr@s por parte de casi toda la sociedad nos ha llevado a la situación del sálvese quien pueda, donde la solidaridad y la capacidad de lucha o se ha cercenado de raíz o está a punto de cercenarse. Por supuesto que para no generalizar diré que esto no es así en todo el cuerpo de docentes…. pero, malos tiempos para la lírica.
    Te hablo desde madriZ donde esta descalificación y desprestigio de los docentes lleva siendo sistemática desde hace tiempo, esto más los recortes y el descaro que han caracterizado a la Lideresa, creo que han conseguido lo que pretendían.

    También quiero hacer notar la entrega vocacional de “casi” todos nosotros a la labor educativa a la que nos dedicamos libremente, entregamos lo mejor de nosotr@s todos los días y con ello se consigue que la catástrofe no sea total.

    la última de nuestro querido ministro es definitiva, clasismo, segregación….. qué la Historia se lo demande, que lo hará sin duda.

    bueno, esto no pasa de ser un desahogo de un docente que lo sufre día a día en propia carne…..

    basta por ahora
    🙂

    Me gusta

    • Muchísimas gracias por tu comentario, paliakate1. Y discúlpame por responder tan tarde.

      Me sumo totalmente a tu matización, conozco a muchos profesores con esa entrega vocacional; yo misma he dado (y doy) clase, y sé que la situación es desesperante.

      Un abrazo enorme, y no dudes nunca en pasar por aquí para desahogarte lo que necesites: para mí será un placer escucharte, disfrutar de lo que aprenda de ti.

      Me gusta

  2. No voy a ser yo el que defienda al Sr. ministro, aunque entre muchas tonterías dice alguna que otra verdad incómoda que a nadie le gusta. Parece que es imposible independizar el sistema educativo de la ideología en boga, pues educación y lavado cerebral parecen ir de la mano. En su día pensé que Gabilondo podría haber ido en esa dirección, pero mi decepción fue absoluta.

    No voy a criticar más a los que ya criticas -y con razón-, me limitaré a puntualizar un par de cosas.

    La educación, mejor la instrucción, está a cargo de un colectivo amplio y que goza de eso que ahora llaman influencia mediática. Me entristece que aparezca solo cuando los recortes (o las no ampliaciones) afectan directa o indirectamente a su bolsillo y no exclusivamente para terminar con esta incongruencia tan coherente que son las barbaridades de nuestros sistemas educativos.

    Quizás el motivo esté en la falta de vocación de muchos de ellos, que entraron en la docencia porque era la salida más cómoda (por el número de plazas, los temarios y la frecuencia de las convocatorias) para entrar en la administración.

    La excelencia (de la que tanto se habla) nunca se ha buscado, ni por las universidades ni por los gobiernos. Se ha esgrimido como una forma de conseguir fondos o rédito electoral. Prueba de ello es que los primeros hachazos de la crisis se los llevó la investigación pública.

    Yo siempre apoyaré una educación pública y para todos (los que quieran recibirla y esforzarse para ello) pero quisiera un compromiso directo de los que luego piden nuestro apoyo cuando no hacen lo que está en su mano para mejorar las cosas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s